Los reyes magos ya han pasado y han dejado muchas sorpresas. Me parece mentira lo rápido que pasa el tiempo. Suena a cliché pero cada día me doy cuenta del gran trasfondo que hay en esa frase.

Este año los reyes se han portado demasiado bien conmigo. Una edición especial del “Principito”, dos libros de Educación Social, un libro de psicología y un perfume. Si hay algo en esta vida que me apasionan son los libros, las buenas lecturas. En fin, volvamos.

¡Hace mucho frío esta mañana! Es extraño, a pesar del ambiente gélido que me rodea, estoy deseando salir a la calle. Al llegar al taller ya me encuentro con casi todos esperándonos. Veo que tienen casi más ganas que nosotros de empezar el taller. El frío no nos merma a ninguno.

Comenzamos el taller con el juego de comunicación mediante el Story Cubes. No obstante, ha sido algo diferente. En esta ocasión hemos ido más allá, han ido más allá. Han aprovechado ese espacio para contar algo acerca de sus vacaciones, actos familiares o sentimientos. No ha habido tiempo ni normas. Lo que normalmente es una actividad ágil se ha prologando casi 1 hora.

Tal es así, que muchos se han emocionado por lo expuesto, por lo mucho que nos hemos abierto. Por lo mucho que se compartido. Todo ello gracias a algo tan a priori sencillo como son los dados, el Story Cubes. Es por ello, que siempre pongo a este juego en otra categoría. Está a otro nivel. En su aparente sencillez se esconde un gran trasfondo social con el que poder trabajar. Tras esta gran actividad que ha surgido sobre la marcha, hemos acordado realizar una sesión como esta 1 vez al mes.

A continuación y aprovechando la gran atmósfera que hemos creado, no hay mejor juego que el Ikonikus. ¿Cómo jugar? ¿Cómo emocionarte?

Comienza con preguntas, debes preguntarte y preguntar. Las cartas del Ikonikus sólo contienen símbolos, pero a priori. Todas las interpretaciones que puedas sacar de los pictogramas son infinitas. Todo depende de tu visión de la realidad y del contexto. Es un juego muy divertido en el que podrás desarrollar la empatía y la inteligencia emocional. Una manera muy lúdica de poder representar las emociones humanas cuyo objetivo principal es tratar adivinar lo que sentiría el resto de jugadores a ciertas preguntas.

¿Cómo te sentirías si te tocara la lotería? ¿Qué sentirías si te declaras en público? Mediante los pictogramas debes contestar preguntas utilizando tus emociones. Sin duda un juego con mucho trasfondo y utilidad social y emocional. No olvidemos que aquello que no nos emociona, no nos motiva.

Con la actividad previa que había surgido no había mejor recurso a utilizar. Y efectivamente así fue. Los pictogramas de las cartas sirvieron para expresar y plasmar todavía más todos los sentimientos que anteriormente compartimos. Ha sido un taller muy emocionante y difícilmente olvidable. Finalmente, los pocos minutos que nos han sobrado, los hemos dedicado a compartir sentimientos sobre los reyes magos. Regalos, sentimientos, vivencias, experiencias, familias, etc. Pero sobre todo…¡mantecados!

No lo olvides, espabila que sonreír es gratis.

 

Alex Campos Urrutia

@Rodia_Ps   @Educarlex_es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.