Hoy hemos contado con el apoyo de Carmen Soriano. Estudiante de medicina y amiga que ha estado dispuesta y con entusiasmo para ayudar en el desempeño del taller.

El taller de la semana pasada fue a mi juicio de los “mejores” en cuanto a metodología y resultados conseguidos. No obstante, debo destacar la extrañeza que ha rodeado al taller de hoy. Hemos contado con 2 nuevas incorporaciones, Emma y Blanca, ambas de avanzada edad aunque con pleno uso de sus facultades.

Antes del comienzo del taller he hablado con la hija de Blanca. Presentaba gran preocupación por el bienestar de su madre pues padece de una depresión avanzada y prolongada en el tiempo. Tras explicarles aspectos básicos del taller, Emma se ha dirigido a mí. Lo ha hecho para mostrarme un objeto, un palo de madera. Esta persona tiene fuertes vinculaciones con el mundo esotérico y no tiene problemas para hacer muestra de ello. Pero lo que hoy ha sido cierta permisividad por nuestra parte y perplejidad para que se sintieran cómodas en el taller y en un ambiente nuevo para ellas, debe ser reducido por nuestra parte con carácter de urgencia en la próxima sesión pues genera cierto malestar entre algunos de los asistentes.

Emma le ha leído la mano a Ro, limpiado auras con su palo, elevado el tono en multitud de ocasiones y un cuestionable etcétera. Nos encargaremos del cese de este tipo de prácticas en el próximo taller. La comodidad de una persona no puede primar por encima del resto y del buen hacer de la actividad. Jagger y yo hemos tenido con ella una charla al finalizar el taller que ha rozado la incomodidad en los usuarios colindantes.

Pero obviando detalles de este tipo que alguna vez debían de presentarse, pasemos a la parte que nos interesa.
Curie ha progresado significativamente con respecto a las últimas sesiones. A pesar de reiterar el profundo deseo de reunirse con su marido ha sido capaz de seguir los cauces del taller, hacer bromas y seguir los juegos con relativa facilidad manifiesta.

En un principio hemos usado el juego de comunicación (no estaba en mis planes para la sesión de hoy pero al presentarse personas nuevas es casi una “norma” para llevar a cabo las presentaciones pertinentes e introducción en las dinámicas). Tras su uso hemos dividido a los usuarios en 3 grupos. El primero de ellos capitaneado por Carmen ha empleado el Fauna que ha gustado bastante entre sus jugadores como Vega, Lope, Gimena y Regina. Por fin se ha podido emplear el Fauna en el taller de atención y memoria de este año y ha sido todo un éxito.

El segundo grupo dirigido por Ro ha jugado a la Escalera Encantada junto a Curie, Emma y Blanca que se han adaptado bien a la dinámica y explicaciones de los beneficios de los juegos de mesa para el fortalecimiento de la atención y memoria. Para finalizar el último grupo lo he dirigido yo junto con Charles y Jagger. Hemos jugado al Blokus, con este juego se hace patente el trabajo que queda por delante con Jagger. Ya que su visión espacial está gravemente dañada tras la operación dicho por él mismo. Tengo que emplear más juegos que trabajen esa área cerebral con él. A la mitad del taller y con margen aún, cambiamos al Brain Box y al Dobble.

El Dobble para Jagger ha presentado la misma dificultad pero sólo en un principio. Pues las enormes ganas que presenta le han hecho querer jugar y superarse en multitud de ocasiones. Hasta que finalmente nos ha ganado a Charles y a mí. Cada lunes se vive algo nuevo y eso es lo mágico que desprende este taller.

Espabila que sonreír es gratis.

 

Alex Campos Urrutia

@Rodia_Ps   @Educarlex_es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.