Entrevista a Carlos Urrutia – Educarlex

Hace unos días una alumna de primero de ES (María Casado) se puso en contacto conmigo vía Instagram para ver si podía hacer una entrevista. A tenor de lo que ya podéis ir intuyendo, estuve encantado de poder ayudar y de paso, brindar una buena opción para conocerme más y volver a Educarlex tras mi periodo «de paz mental».

¡Os dejo con ello!

 

Relación personal con la Educación Social


  • ¿Por qué estudiaste Educación Social?

Puede que suene a topicazo pero realmente siempre he tenido vocación por “ayudar”, aunque no me gusta llamarlo de esa manera. La Educación Social te brinda la posibilidad de cambiar vidas y formar parte de ello, no se me ocurre ninguna profesión mejor para aquellas personas con un claro camino social.

  • ¿Era Educación Social los estudios que querías hacer en primer lugar?

Realmente, no. En mi etapa escolar siempre quise hacer Psicología, ya que por una serie de motivos pasados y familiares tuve que acudir a un psicólogo y la forma que tuvo de cambiarme la visión de la vida me hizo decidirme por esa vía (tampoco conocía otra). Fue en ese momento cuando nació en mí la necesidad de cambiar vidas con mi trabajo.

  • ¿Qué factores crees que influyeron en tu decisión de hacer Educación Social?

El azar, puede que no suene muy increíble, pero a menudo lo mejor de la vida viene sin esperarse y por puro azar. Mi vida personal me llevo casi obligado a realizar mis estudios universitarios en la UNED, donde comencé Psicología y cuando terminé primero (soporífero por cierto), intenté traslado de expediente a la universidad de Almería (UAL) pero, una vez más, mi vida dijo que no a mis planes.

Sencillamente tenía que o bien seguir en la UNED o comenzar de cero en la UAL con otro grado. Creo que ya sabrás que opción tome…

La UNED es muy dura y más para una persona de 18 años que todavía se enfrente al devenir profesional y personal que supone la vida en sí misma.

De modo que, tras asumir que la Psicología tendría que quedar en un segundo plano en mi vida (al menos por el momento), busqué yo mismo en la oferta formativa de la UAL lo más parecido a mi inquietud personal y ahí surgió un nuevo problema. Uno que más de uno y de una se habrá encontrado y aún se encuentra. ¿Trabajo Social o Educación Social?

Por aquel entonces (parece que tengo 60 años) había más “caos” informativo que ahora en cuanto a la diferenciación de los grados, pero era más afín a la Educación Social por muchos motivos.

  • ¿Tienes otros estudios profesionales o universitarios previos o posteriores a los de Educación Social?

Muchos amigos y amigas se sorprenden por la cantidad de formación que tengo, pero soy una mente inquieta y si algo me llama la atención, voy a formarme en ello o a investigarlo lo máximo posible.

Tengo…:

  • 1 año de Psicología
  • Varios cursos universitarios de Monitor de Ocio y Animador Sociocultural
  • Cursos específicos en relación a la tercera edad
  • En atención temprana
  • Peritaje Judicial y Social
  • Gamificación y ABJ (Aprendizaje Basado en Juegos)
  • Emprendimiento Social
  • Igualdad de oportunidades en la empresa
  • El Cine como instrumento de innovación educativa
  • Mediación familiar
  • Intervención Psicoeducativa en Educación Especial
  • Diseño en CMS: WordPress y Prestashop
  • SEO (posicionamiento en buscadores)
  • Social Media Marketing
  • Máster “Experto en Desarrollo de Proyectos en Internet” (actualmente)

 

Voy a parar que me vais a coger asco. Por cierto, toda mi formación de índole social la realicé al mismo tiempo que el grado por las enormes carencias formativas de las que padece, de modo que como futuro educador social que era, tenía que “buscarme la vida” para llenar todos esos huecos que la universidad dejaba en el alumnado.

Esto daría para hablar mucho, pero digamos que, al margen de cómo esté estructurado el grado, considero que es un ámbito que demanda una formación constante, actualización, enorme interés por la vida social…llámalo como quieras, pero como profesionales de la Educación Social tenemos un espectro laboral tan amplio que ceñirte a la formación recibida en el grado no es viable. Ojalá algún día llegue a serlo.

  • ¿Habías trabajado antes de estudiar Educación Social?¿En qué ámbitos?

Con contrato no…

¿Ámbitos? El mundo asociativo fue durante mucho tiempo mi campo de actuación y la primera línea de contacto que tuve antes de ni siquiera plantearme la Psicología.

  • ¿Habías realizado alguna tarea de voluntariado relacionada con la Educación Social previamente a estudiar esa carrera?

Sí, infancia, familias en riesgo, adolescencia, tercera edad, etc.

Fue ahí donde tuve mi primer “conflicto” con este mundillo nuestro de lo social y que muchos y muchas tendréis. El voluntariado no debe ser sinónimo de esclavitud.

  • ¿Qué te ha aportado a ti la carrera de Educación Social?

Potenciar una visión personal de la vida, conocer a personas que abogan por la defensa de los derechos sociales y mucho dolor de cabeza. Aquí os lanzo yo una pregunta.

Educadora o educador social, ¿se nace o se hace?

  • Tu motivación hacia la Educación Social, desde que hiciste la carrera hasta hoy, ha aumentado, ha disminuido o ha permanecido igual?

La pregunta del millón de dólares. Como habréis visto en anteriores preguntas, mi ámbito laboral ha cambiado un poco. Eso no quiere decir que mi interés en la Educación Social haya disminuido, pero si es verdad que hace un año (más o menos) acuse un estado personal/profesional nada sano respecto al gremio nuestro. Estaba lo que comúnmente se suele llamar quemado. ¿Se puede estar quemado siendo tan joven en un ámbito laboral? SÍ.

Esta situación se puede ver reflejada en Educarlex, mi proyecto personal, el cual está en una situación de stand by. La Educación Social es a día de hoy una carrera de fondo y como tal, a veces, debes hacer un alto en el camino y respirar. Es curioso cómo incluso entonces, para hacer algo tan humano como es “gritar” basta, me sentí culpable por no estar al 100% con la Educación Social.

Ahí apareció un terrero profesional distinto como es el Diseño UX/UI (diseño web) que es a lo que me dedico ahora y no me va para nada mal. Estoy trabajando de ello mientras estudio las oposiciones de Educación Social, así que tan abandonada no la tengo, pero digamos que mi visión ha cambiado y ahora primero estoy yo y luego la Educación Social.

  • ¿Volverías a decidir hoy estudiar Educación Social?¿Por qué?

Esa pregunta me la he repetido muchas veces y al igual que yo, muchos compañeros y compañeras de profesión. Supongo que sí porque no puedo cambiar lo que soy, lo que siento que soy, pero cambiaría la forma de aplicar la Educación Social a mi vida

  • ¿Crees que la profesión de educador social está en auge?

No y puede que reciba críticas al respecto, pero realmente lo pienso. Cuando salgáis al mercado laboral como Educadoras y Educadores Sociales os sentiréis como Don Quijote cuando luchaba con los molinos de viento pensando que eran gigantes.

Es muy frustrante que la Educación Social sólo esté arañando la superficie de su potencial y eso me temo que no puede cambiarlo una sola persona. Nuestro gremio debe hacer un ejercicio de introspección como pocas veces se ha visto, empezando por las personas que tienen la llave para el cambio.

  • ¿Ha afectado la crisis a los educadores sociales? ¿En qué sentido?

No sólo a nuestro gremio, a todo el mundo. Diría que en cierto sentido y afinando un poco más, nos ha afectado “poco” ya que hemos pasado de ínfimas ofertas laborales a ínfimas ofertas laborales.


Pensamiento sobre la Educación Social 

 

  • ¿Cómo explicarías lo que es un educador social a alguien que no lo sabe?

Un o una profesional de vida social-emocional-laboral. Si esto no funciona siempre podéis usar las definiciones de vuestro entorno cercano, mi padre, por ejemplo, sigue diciendo a quien le pregunta: “Mi hijo hizo eso de ayudar a la gente”.

Somos un derecho de la ciudadanía y como tal debemos movernos.

  • ¿Qué funciones dirías que son propias del educador social?

Siempre que me preguntan sobre ello suelo remitirme a las marcadas por Amorós P.Y Ayerbe P en su obra “Intervención educativa en inadaptación social. Como resumen y las que considero esenciales:

  • Observar contextos, comportamientos y detectar sujetos/grupos en situación de riesgo o exclusión social.
  • Contactar con los sujetos de la intervención y recopilar información sobre sus problemas para adecuar tu intervención a la realidad del entorno.
  • Planificar, implementar y programar, ya lo decía Julio Anguita: “programa, programa, programa”.
  • Implicar al contexto de tu intervención, trabaja en las pequeñas cosas para tener impacto en el conjunto.
  • Coordinar el trabajo con el de otros profesionales, vital. Como educador o educadora social jamás trabajarás en solitario, siempre debes estar coordinado: de dónde vengo – de dónde vienes – a dónde vamos

 

  • ¿Qué conocimientos debe tener un educador social?

Difícil pregunta puesto que depende del contexto y de la propia persona. En mi caso di mucha importancia a la formación relevante a la intervención directa, pero como digo, en mi caso. Se podría resumir en los propios que te hagan pleno como profesional y persona.

  • ¿Qué habilidades o destrezas son especialmente necesarias para un educador social?

El propio término te lo está diciendo: “educador/a” “social”. No se entiende un profesional de nuestro gremio sin habilidades tan elementales como la empatía, la educación o el respeto por el contexto.

Poniéndonos más técnicos podemos hablar de capacidades crítico-reflexivas, capacidades relacionales y comunicativas. Todo ello que parece tan obvio que hasta resulta extraño mencionarlo, son habilidades que muchos “edusos” no tienen, ni quieren tener.

  • ¿En qué ámbitos puede trabajar el Educador Social?

La controversia del intrusismo laboral es difícil abordarla, siempre y cuando no se quiera abordar. Uno de nuestros mayores poderes al alcance de todos y todas es denunciar todas y cada una de las ofertas de empleo que sean un ataque directo a los fundamentos de la Educación Social, ya basta.

En cuanto a los ámbitos, podéis encontrarlos en el Libro Blanco de Pedagogía y Educación Social, desde la formación de personas adultas y mayores (si, también formamos), a la educación ambiental o mediación en procesos de intervención familiar y socioeducativa.

  • En tu opinión, ¿la gente, en general, tiene claro lo que es un educador social y su diferencia con otras profesiones? ¿Ha mejorado esto en los últimos años?

En absoluto. Debemos partir del hecho de que para la inmensa mayoría es una formación “nueva”, lo que es un gran error de base. La Educación Social fue reconocida como diplomatura universitaria en el Real Decreto 1420/1991 de 30 de agosto (BOE de 10 de octubre de 1991). Con un margen muy estrecho temporalmente hablando con el Trabajo Social.

¿Qué ha pasado entonces para que unos si sean reconocidos y otros no? Misterios…o más bien intereses de clase e índole.

Es cierto que en los últimos años se comienza a tomar conciencia realmente del potencial que radica en la profesión, pero el avance es muy lento, tímido incluso. El cambio y la dignificación del gremio comienza en nosotros y en nosotras.


Pensamiento sobre la formación

 

  • ¿Crees que tu  formación  inicial  fue la adecuada para el ejercicio de la profesión?

No, como ya dije anteriormente tuve que buscar formación complementaria para suplir todas las carencias formativas de las que padecía el grado. Eso y la experiencia, te forman como profesional.

  • ¿Es importante para el educador social la formación teórica?¿Por qué’

La base teórica te permite tener una “mochila” a la que acudir en función del contexto de tu trabajo e incluso así, muchas veces tendrás que recurrir a ensayo-error porque lo que a mí me vale como profesional en una intervención, puede no ser válido para ti.

  • ¿Y las prácticas? ¿Por qué?

Las prácticas es un tema candente. En Educarlex ya subí una entrada donde hablaba de mis prácticas y algunas colaboraciones también han relatado sus experiencias. En general, la sensación es positiva, en general.

En este punto las universidades deben tener mucho cuidado con los convenios de prácticas y ser muy rigurosos en cuanto al cumplimiento de tus funciones como practicum por parte de la entidad y no de otras. Para no extenderlo demasiado, mi primer practicum (tuve en 2º y en 4º) fue atender llamadas, meter publicidad de terceros en sobres e ir a por churros al bar de la esquina a petición de la entidad.

  • ¿En qué medida necesita un educador social reciclarse, llevar a cabo formación continua?

En la medida que quiera llamarse educadora o educador social.


Observaciones

 

  • ¿Qué consejos darías a un alumno/a, como yo, de 1º de Grado de Educación Social?

Mi mayor consejo que puedo dar es: iniciativa y ganas de dar un paso más. Jamás aceptéis una formación mediocre por parte de la universidad, luchad por dignificar la profesión desde los propios cimientos de la formación de la misma y cuando salgáis al mercado laboral, tenéis que estar bien preparados y mentalizados para la realidad social y laboral que os espera.

Id preparados a nivel formativo, con interés, iniciativa y respetando la profesión exigiendo respeto por ella.

¡No te olvides de compartir!

Deja un comentario