Educadora Social y casi Trabajadora Social ▷ Entrevista a Victoria Cancho

Educadora Social y casi Trabajadora Social ▷ Entrevista a Victoria Cancho

– SOBRE MI –

Mi nombre es Victoria, soy una chica extremeña de pueblo de conquistadores que decidió hace ya cosa de dos años largos residir en Madrid y comenzar en la ciudad una andadura profesional en este maravilloso mundo de lo social.

¿Por qué este camino y no cualquier otro?

Debo ser sincera, no puedo hablar de esto como una vocación que me ha acompañado desde pequeña de la que mucha gente habla al referirse a su profesión, es más, para mí fue un mundo desconocido hasta que decidí sentarme una tarde a pensar qué hacer después de aprobar selectividad, esa tarde, en medio del caos, leí “grado en educación social” y me despertó cierta curiosidad.

Tras esto y pasados ya 7 años, soy graduada en Educación Social por la universidad de Extremadura especializada en mediación y casi graduada en Trabajo Social por la UNED, ya os digo que la vocación llegó tarde pero fuerte. Esa soy yo, una educadora social y casi trabajadora social.

¿Qué tipo de libros leo?

Aquí estoy obligada a hablaros de mi escritor favorito, Albert Espinosa, para mis sus libros son una filosofía de vida, forma de abordar problemas, enfermedades, dificultades… Estos hacen que cualquier problema cotidiano sea siempre menos y sin darte cuenta te ayuda a adquirir una gran capacidad de resiliencia.

¿Cuál es mi película favorita?

En este apartado voy a hacer referencia a la bella y dura película tan ligada a nuestra profesión como es “PRECIOUS”, y tiene una frase que me caló para siempre:

“Hay personas que tienen tanta luz que iluminan a los demás. A veces pienso que estaban en un túnel y que allí sólo podían ver la luz de su interior. Entonces, mucho tiempo después de escapar de ese túnel, empiezan a brillar para los demás.»

Si me dieran la oportunidad de obtener un superpoder, ¿cuál sería?

Saber el futuro, adelantarme a lo que está por venir.

 
PROFESIONALMENTE –

Llevo 4 años siendo graduada en educación social y aun a día de hoy tengo que re-explicar a mi gente cercana lo que es, imaginad cuando es a gente ajena a mí…

Hay un gran desconocimiento de nuestras funciones y competencias, cosa que no me alarma tanto en este sentido, pero si cuando esto sucede al leer ciertas ofertas de empleo en las que de titular señalan “Se busca educador/a social” y en las competencias y descripciones indican cosas que no tienen nada que ver con nuestras funciones reales… o cuando en requisitos señalan todos menos nuestro grado.

Es una pena que en una sociedad en la que estamos con tanta necesidades y problemas que afrontar siga pasando esto, debíamos tener “un papel más protagonista”. Mi experiencia como educadora social fue en las prácticas curriculares, en un Centro de Acogida de Menores, me aportaron bastante esos 3 meses ya que me dejaron hacer y deshacer, pero me parece increíble que, en un grado de 4 años, estas se limiten a 3 meses, a un solo colectivo.

Tras acabar la carrera, he trabajado de monitora de ocio y tiempo libre, de integradora social y de animadora sociocultural. En esto último es en lo que estoy destinando mi tiempo, mis esfuerzos y en lo que estoy poniendo en práctica todo lo aprendido.

Soy animadora sociocultural en una residencia de mayores y desarrollando este trabajo también hay: psicólogas, trabajadoras sociales, integradoras… pero cada una enfocamos esta intervención directa con la tercera edad de muy diferente manera, al final es como pertenecer a un equipo multidisciplinar en el que hay un enriquecimiento mutuo.

Abogo por el trabajo en equipo, ya que está en nuestras manos mejorar la situación de terceros, dotarlos de herramientas y habilidades para que por sí solos mejoren no solo su situación actual, sino cualquier problema que les ocurra en el futuro, y por ello creo que se necesitan más de un punto de vista y que cada una de las profesiones ligadas a este ámbito aporte en las personas su granito de arena.

Para terminar, de aquí a unos años me veo habiendo desarrollado mi profesión en un ámbito del que solo he puesto los cimientos, amo el colectivo de la tercera edad, la dependencia y tengo claro que es por donde quiero encauzar mi camino.

Tengo un lema y lo aplico cada día que me levanto y acudo a mi puesto y es: “ayúdame y te habré ayudado”, porque creo que lo más bonito de ser educadora social (ya sea trabajando de ello o de algunas de sus variantes) lo que más aporta es, no solo ver que provocas algo a otra persona, si no lo que esa persona te da; una sonrisa, un pequeño cambio, una buena cara, un esfuerzo de superación por su parte… a mí, me llena más que cualquier otra cosa en el mundo.

Por último, adjunto un enlace de Instagram en el que, en forma de blog, voy poniendo mis actividades diarias y me sirve para coger ideas de muchas personas que, como yo, aman lo que hacen y no pararan nunca de querer hacer la vida de otras personas más digna y bonita.

https://www.instagram.com/terceraedadenactivo/

Sigue nuestras andanzas en

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.