“Esta entrada es muy especial. Va por todas aquellas personas jóvenes que hoy lo son y que en su día lo fueron (y que aún siguen siéndolo). El día 12 de agosto es el Día internacional de la Juventud, un día en el que se reconoce la labor de los jóvenes como motor del cambio social en el mundo. Este año el tema elegido esLa juventud que construye la paz.
día internacional de la juventud
Los jóvenes, aunque parece que aún los tópicos por desgracia siguen vigentes en la sociedad, luchan y trabajan cada día por la paz y la justicia social aunque no lo veamos (pueden que sean cooperantes o estén incorporados en el Servicio de Voluntariado Europeo dentro del programa Erasmus + o pueden estar en las asociaciones juveniles colaborando en el desarrollo comunitario de los pueblos, barrios o ciudades de todo el mundo). Los jóvenes estamos experimentando unos cambios socioeconómicos terribles.
Al menos la tasa de paro juvenil en España es de las más altas de la Unión Europea. Los puestos de trabajo que se les ofrece a las y los jóvenes son precarios y temporales (ya no digamos la precaria situación de los becarios sin ningún tipo de remuneración económica por la labor que hacen en las empresas). Y la emancipación que como muy tarde se produce a edades que superan los 30 años.
No, desde luego la vida de las y los jóvenes no es nada fácil. Todo ello a pesar de que actualmente están mejor formados que sus padres y madres. Pero no se libran de la pobreza y tampoco de la exclusión social.
Comentemos también la situación de los jóvenes refugiados. Aquellos que luchan cada día por ayudar a sus familias a sobrevivir del horror de las guerras en sus respectivos países. Debemos recordarles y tenerlos presente, porque esa misma situación se podría producir en cualquier momento y en cualquier territorio. El mundo no necesita fronteras, necesita más humanidad y solidaridad.

Y a tod@s l@s que somos jóvenes educadoras y educadores sociales. Debemos ser conscientes en qué mundo vivimos para ver la realidad social de la juventud y reflexionar sobre la necesidad ya no sólo de la Educación Social sino también de la posibilidad de que  las aportaciones que hagamos, por muy pequeñas que puedan ser, puedan cambiar el mundo, porque quiero recordar que somos agentes de cambio y transformación social. No debemos desaprovechar la oportunidad de contribuir a que el mundo sea un lugar mejor para tod@s.

¡Quiero desear a todas las personas jóvenes que hoy en día lo son y que en su día lo fueron un feliz Día de la Juventud!

Y recordad siempre, la Juventud NO es el futuro, ¡es el PRESENTE!”

 

Por Mirella Palenzuela Gómez, educadora social. 
Finalmente, adjunto alguna de sus redes sociales y su blog sobre educación social:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.