Abejitas Zum Zum, ¿el mejor juego para atención y memoria?

Comenzamos Abril y no sabíamos cuando nos despertamos esa mañana que iba a ser un taller tan especial. El calor y la primavera ya empiezan a hacer acto de presencia. Tras el juego de comunicación con los dados con nuestros afamados Story Cubes, comenzamos fuerte. La primera actividad fue mediante el Abejitas Zum Zum. Juego que ya empleamos anteriormente en el taller y que tan buen resultado tuvo. En aquella ocasión sólo disponíamos de uno pero hoy contábamos con 3 y se nota.

  Abejitas Zum Zum para el taller de atención y memoria con personas mayores  

Para nuestra sorpresa, todos y todas se acordaban de la metodología del Abejitas Zum Zum, a pesar de que la última vez que jugaron fue hace meses. Algo estaremos haciendo bien. A Elvira le gusta este juego especialmente y de nuevo como en el Brain Box, es capaz de prestar atención en todos los aspectos de las abejas, colores, formas y cartas. Hace tiempo que observamos que cada uno despliega sus diferentes potencialidades en función del juego que usemos. A Xavier o Regina les ha sorprendido sobremanera pues el cambio de Elvira ha sido muy drástico en muy pocos días.

De nuevo no hay edad.   uno de los mejores juegos para desarrollar la atención y memoria es el Abejitas Zum Zum  

Tras varias partidas donde todos los grupos estuvieron capitaneados por el buen ambiente y las risas, tocaba intentar introducir un juego nuevo, al igual que hicimos hace poco con el DJAM. En esta ocasión el juego a intentar era uno especialmente complejo de introducir a mí entender. No obstante, había que intentarlo ya que podía darse el caso de un magnífico recibimiento. El juego en cuestión es La Resistencia.

Es un juego de identidades secretas, deducción y engaño. Con 2 equipos diferenciados entre “buenos” y “malos” pero sin conocer las identidades del resto, un homenaje moderno de «polis y cacos». El arte del engaño deberá ser fundamental para el desarrollo de la partida y tu supervivencia en el mismo. Es un juego de ingenio, estrategia colaboración, con diálogo constante entre los participantes. Deben intentar descubrir la identidad de los miembros del equipo contrario mientras interpretan un personaje. Es por tanto un juego que debíamos intentar en el taller aunque se desbanque del camino de la atención y memoria pero eso no quiere decir que otro tipo de dinámicas tengan vetada la entrada en el taller.

  personas mayores usando el juego La Resistencia  

Lamentablemente, el intento quedó en eso, intento. Al igual que el Ugah Bugah, La Resistencia no tuvo buena acogida por la complejidad que suponía entablar en combate verbal a dos bandos de jugadores. No obstante y pese a todo jugamos una ronda entera no exenta de risas. Creo que jamás en 2 años de taller he visto a Lope reírse tanto con un juego. Algo bueno podemos sacar siempre de los juegos, aunque no se puedan integrar en la metodología diaria del taller. La zona de confort está para romperla y la intromisión de juegos totalmente nuevos en forma y metodología en el taller aunque no tengan permanencia en el tiempo, siempre es positiva para descubrir nuevos horizontes personales.


Nota dulce:

Al principio del taller, Omnia trajo unos roscos de semana santa. Una bandeja grande y extensa. Acabamos el taller 5 minutos antes para pasar al ataque. Tocábamos a 4 roscos por cabeza pero resultó ser una misión impracticable. No obstante los que sobraban nos los llevamos. Manjares así no podían desperdiciarse.

   

Un taller especial, envuelto en risas por culpa o gracias a La Resistencia, Abejitas Zum Zum y roscos. ¿Quién da más?

Espabila que sonreír es gratis

 

Sigue nuestras andanzas en

¡No te olvides de compartir!

Deja un comentario